“Era una empleada”: Mujer asegura que fue vendida a familia italiana en una adopción ilegal

Por Meganoticias

En 2014 se destapó una verdadera red de adopciones ilegales gracias a una investigación que delató al sacerdote Gerardo Joannon. La operación consistía en una práctica recurrente en el país, cuyas víctimas eran familias vulnerables que nunca más volvieron a ver a sus hijos.

Tal es el caso de Sandra Solís, una mujer que vivió hasta los 17 años en el Hogar Buen Pastor de Concepción y que hoy denuncia que fue vendida a una familia de Italia.

El inicio de la tragedia

Según relata, las monjas de aquella residencia tenía contactos con familias italianas, hasta que un día la llevaron hasta un hotel donde había otros menores provenientes de distintos hogares.

“Estaban las familias italianas y una de ellas decía ‘nosotros la pedimos rubia de ojos azules'”, comienza relatando. “Cuando llegué a Italia comenzó mi tragedia. La policía me preguntó qué hacía en ese país y yo les respondí lo que me habían enseñado: ‘Estoy aquí para estudiar y conocer al Papa'”.

Precisamente eso es lo que dicen los documentos que le permitieron salir de Chile, los cuales no fueron firmados por la monja del hogar.

Los primeros años de Sandra junto a sus padres ilegalmente adoptivos fueron difíciles: “Ellos me hicieron trabajar, yo era como una empleada de la casa y quería mi vida, mi independencia. Fue un infierno”.

Sandra Solís

“Quiero justicia”

La monja que firmó los papeles de Sandra no ha sido ubicada. Sin embargo, la justicia solicitó su declaración en el marco investigativo del tráfico de menores.

“Yo la única cosa que quiero es justicia en toda esta situación. Somos seres humanos, éramos niños y yo estoy segura que fuimos vendidos“, manifiesta Sandra.

Sandra Solís

La Agrupación Hijos y Madres del Silencio ha logrado más de 200 reencuentros entre familias biológicas y las personas que fueron sometidas a esta red de tráfico de menores.

La abogada Claudia Toro patrocina las causas de sustracciones ilegales y representa a la agrupación. Hace algunos días presentaron cuatro nuevas querellas contra quienes resulten responsables.

“Son mujeres y familias vulnerables, todos unidos por su condición socioeconómica, como la pobreza que ellos tenían en un instante. Eso los hace un blanco perfecto de esta organización que se constituye con el objetivo de cometer este ilícito para luego darlos en adopción, ya sea regular o irregularmente”, explica.